www.cronicalocal.es
Acoso en el aula: Presta atención al lenguaje corporal
Ampliar

Acoso en el aula: Presta atención al lenguaje corporal

Por Uemerson Florêncio
martes 14 de mayo de 2024, 18:04h

Escucha la noticia

La mayoría de los padres quieren lo mejor para la vida de sus hijos, sin importar a qué clase social pertenezcan. Quieren ver a sus hijos brillar como el sol, realizados, exitosos y logrando resultados significativos para sus vidas y para la sociedad. Sin embargo, cuando los padres matriculan a sus hijos en las escuelas, no les corresponde únicamente a ellos adquirir una educación regular o formal. Por lo tanto, muchos entornos educativos realizan numerosas campañas publicitarias que afirman ofrecer algo extraordinario a sus hijos, ¡pero no es así!

Voy directo al grano: unos padres muy amables y comprometidos crean looks bonitos y proyectan la mirada del niño o niña como estudiantes. Es el niño o niña el que está visualmente bien alineado, resultado del arduo esfuerzo de sus padres a través del trabajo, pues creen que al producir muy bien a sus hijos crearán condiciones favorables para que puedan ir más a la escuela. libremente. Pero no podemos olvidar que nuestros hijos son ingenuos, inocentes, no tienen malicia y sus padres deben revestirlos de valores que puedan blindarlos de las actitudes de personas que expresan algún tipo de malestar hacia ellos.

Hay niños, preadolescentes, adolescentes, jóvenes e incluso adultos que son fácilmente manipulables por otros adultos con malas intenciones. Desgraciadamente no todos, pero sabemos que ciertos chistes malos realizados por algunos educadores ya hacen saltar las alarmas sobre su conducta hacia los alumnos. Este es el momento en el que debemos dirigir nuestra atención a su lenguaje corporal, pero no me refiero a los gestos explícitos, sino a todas aquellas expresiones camufladas con segundas intenciones.

Sí, estoy tocando un tema muy delicado que deben abordar muchos profesionales de la educación, especialmente los directivos. Vamos, que hay muchas formas de identificar a los acosadores en el entorno escolar, si la dirección y coordinación realmente prestan atención a sus alumnos podrán notar los cambios de comportamiento de algunos alumnos hacia algunos profesores. Los acosadores suelen dejar huellas y pueden ser rastreados en el entorno escolar. Y fíjese bien, no me refiero sólo al acoso sexual, pues hay otras manifestaciones de acoso igual de dolorosas, a través de discursos y actos de rechazo hacia los estudiantes, por ejemplo.

Estos depredadores emocionales utilizan tácticas oscuras para cosechar sus presas a través de juegos de miradas, quieren conocer sus preferencias y gustos, adoptan tácticas de seducción veladas basadas en halagos gratuitos, inclusión constante de los mismos alumnos en rutinas pedagógicas, entre otras. Hasta el punto que muchos alumnos se dan cuenta de que algunos profesores tienen una preferencia voluntaria por determinados alumnos. Desafortunadamente, nuestros estudiantes son los más afectados por estos ataques profanos de estos profesionales. ¿Cómo afronta su escuela hoy esta realidad?

Sigo diciendo que ni siquiera necesito hablar de la ropa; después de todo, puedes ver quién está vestido o vestido con lo que sea, si tienes carácter, respetarás el derecho de la otra persona a serlo. Pero, para muchos acosadores, basta con ver la expresión carismática de un niño, sonreír, caminar o incluso informar a ellos, supuestos educadores, para cambiar su patrón de comportamiento.

Nuestros ingenuos niños no tienen idea de los códigos corporales involuntarios de estos depredadores emocionales que reciben con mensajes que sirven para reforzar sus pérfidas y destructivas intenciones. Incluso porque los impactos del acoso en cualquier circunstancia en la vida de un ser humano son devastadores, ahora considere estas acciones hostiles que tienen lugar en el aula y que sus hijos no pueden contarles a sus padres lo que está sucediendo. ¿Cómo será vivir con este sentimiento crónico de culpa que no es el tuyo?

En otro artículo pretendo profundizar en las siguientes reflexiones: A pesar de todo su currículum y experiencia de aula, ¿pueden directivos y coordinadores identificar qué códigos corporales constituyen acoso? ¿Sabes identificar qué códigos te dejan vulnerable en tus relaciones en general? ¿Qué términos se deben evitar para no abrir la puerta al acoso escolar en el aula? Ten cuidado con los tratamientos que adoptas en tus rutinas, ya que pueden sentar precedentes para diferentes tipos de prejuicios camuflados y abiertos. Y finalmente, en base a tu lenguaje corporal, ¿cómo ejerces tu máxima autoridad en la sala?

*Uemerson Florêncio – Emprendedor (Brasileño). Formador, conferenciante y corresponsal de opinión internacional para 5 países de habla portuguesa en África (São Tomé y Príncipe, Cabo Verde, Mozambique, Guinea Bissau y Angola), 5 países de habla hispana (Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú y España), Estados Unidos Estados Unidos y Brasil donde habla sobre el análisis del lenguaje corporal, gestión de la imagen, reputación y crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios